Un estudio reciente de la universidad de Tennesee (EE.UU.) ha revelado que limitar la variedad de dulces que comes quizá no favorezca la perdida de peso.

El estudio es bastante curioso ya que pusieron a dos grupos de personas a dieta con un límite de calorías diarias. Un grupo podía comer algún chuce o tentempié salado o dulce y el otro grupo no.

El estudio ha durado 18 meses y los resultados son que no perdieron ni más ni menos peso.

Esto me recuerda a mi marido que siguiendo un método para bajar de peso consiguió bajar nada más y nada menos que 40 kilos en algo más de 2 años.

Una de las cosas que tenía permitido era elegir el alimento que más le gusta y si había seguido las pautas del método para adelgazar podía disfrutar y comerse ese alimento.

Los resultados eran que cada día que había cumplido se comía un buen vaso de helado y os prometo que hemos comprado mucho helado.

Tengo que reconocer que supongo que estos pequeños placeres ayudan a que puedan seguir con su dieta o método para ir perdiendo peso y al final esto es lo más importante, la constancia.

El método que siguió mi marido es muy similar al que ha seguido Gabriel, Gabriel no solo perdió los kilos (y muchos) sino además se ha puesto en forma.

Puedes ver su testimonio en este enlace