Dentro de las dietas para bajar de peso rápidamente se encuentra una dieta basado en las alcachofas.

La dieta de la alcachofa es muy famosa y la recomienda mucha gente para bajar de peso porque son unas verduras que son muy buenas para digerir las grasas. Por este mismo motivo es muy habitual ver en casi todas las farmacias cantidad de productos que están hechos a base de alcachofas y están destinados a que sea más fácil la digestión de comidas pesadas que son las que suelen saturar la vesícula y el hígado.

Por otro lado, al tener muy pocas calorías es un alimento ideal para bajar de peso.

Este vegetal tiene muchas virtudes: es diurética, depura el hígado y los riñones y regeneradora de todas las partes del hígado. También tiene propiedades que ayudan a eliminar la celulitis y regenerar la piel.

LA DIETA DE LA ALCACHOFA

Las alcachofas actúan eliminando las grasas y gracias a que tiene propiedades diuréticas y depurativas del hígado hace que consigas perder peso. Aún así esto no es una dieta que sea 100% efectiva por lo que te recomiendo mejor que sigas otro tipo de plan para bajar de peso.

Desayuno: Tienes que desayunar frutas y un café con leche desnatada, pero no abuses de frutas como el plátano y que contienen mucha grasa (si, las verduras también llevan grasa).

Comida: Cualquier plato con alcachofas, por ejemplo alcachofas al horno. En Internet puedes encontrar muchas recetas de alcachofas.

Cena: Platos ligeros con alcachofas, por ejemplo alcachofas a la plancha.

Otros alimentos a tomar: Yogur y queso fresco en muy poca cantidad. Si te gusta comer pan puedes comer un pedazo pequeño de pan integral.

PROS Y CONTRAS DE ESTA DIETA

La dieta de la alcachofa te puede hacer bajar de peso unos pocos kilos solamente y no es bueno seguirla mucho tiempo puesto que tu cuerpo necesita también otros alimentos.

La dieta de la alcachofa lo que hace, por el alto contenido en agua de estas, es producir sensación de saciedad y por lo tanto no tener hambre, lo cual no es nada bueno para tu organismo.