Pues normal, ya los hemos dicho en algún que otro post que las rutinas a largo plazo no son recomendables y no solamente hablamos de las rutinas de tú entrenamiento también incluimos la rutina de las comidas, bebidas, etc.

De hecho si durante mucho tiempo sigues con la misma rutina te puede pasar que empieces a engordar y hablamos de coger grasa.

¿Cómo evitarlo?

Primero asume que lo más seguro tu dieta no está equivocada pero necesitas darle al cuerpo una nueva dieta con diferentes ingredientes de esta forma tu metabolismo se pondrá en marcha de nuevo.

Dónde más lo puedes notar es en los ejercicios y el deporte que practicas. Simplemente cambiando la rutina, los ritmos, las intensidades vas a ver como tu cuerpo vuelve a quemar grasas como antes y no te costará nada el mantenerse en forma.

Un error muy común cuando ocurre esto es pensar que debemos ajustar la dieta más o practicar más deporte, esto no es así, aunque suene muy simple y en realidad es algo más complicado debes ajustar simplemente tu dieta y ejercicios a tu estilo de vida.

Calcula tu consumo basal y como máximo, si quieres bajar de peso (grasas), consume unas 500 calorías menos al día.
Si nos pasamos y ajustamos la dieta o el ejercicio más, simplemente estarás engañándote a ti misma. En una primera fase puede que pierdes peso pero estas dañando tu metabolismo y cada vez te costará más mantener el equilibrio.