Al revés, lo único que vas a conseguir es descansar peor y depositar más grasas dónde menos lo deseas.

Además está demostrado que encima nuestro metabolismo se ralentiza con lo cual todavía quemamos menos calorías.

Cenar mucho para recuperar másTampoco hay ningún indicio de que al día siguiente nos sentimos mejor y con más energía, más bien al revés, al dormir mal nos levantamos cansados y lo peor de todo es que nuestro cuerpo nos pedirá combustible para arrancar. O sea todo lo contrario a lo que pretendemos.

Si seguimos un plan para bajar de peso sin pasar hambre y controlando que la cantidad de calorías que ingerimos no es superior a las calorías que consumimos, todo ello repartido durante el día en varias comidas no nos hará falta comer más después de una sesión de entrenamiento.

Ya habremos ingerido suficiente combustible para quemar y recuperar posteriormente.

Recuerda que 5 o 6 comidas al día es más sano que solo 2 o 3, además favoreces la quema de calorías ya que mejoras tu metabolismo.