Tome mucho líquido en el día. Al menos dos litros y al ser posible que sean de agua, tampoco hay que pasarse tomando demasiado líquido puede ser perjudicial para nuestro organismo.

Esto no sólo le servirá para hidratarse, sino que también le ayudará a bajar de peso, ya que muchas veces se confunden la sensación de hambre y de sed. Además ocupa un lugar en el estómago que podría ser ocupado, si no, por alimentos con más calorías, además de otras ventajas para nuestro organismo.

Mientras cocina tenga a mano alguna taza de sopa caliente de verduras, pickles, trocitos de apio, bastoncitos de zanahoria, tomate con albahaca o daditos de manzana verde. Así dejará de lado la costumbre de probar lo que cocina.

La fibra brinda sensación de saciedad. Por eso, incluya vegetales o pan integral en sus almuerzos o desayunos, o para picar entre horas se pueden comprar barritas de fibra, recordad que para bajar de peso no es necesario pasar hambre y es mucho más sano realizar 5 comidas que 3.