Aunque no tengan calorías, hay alimentos que se digieren fácilmente y/o contienen sustancias que estimulan la producción de grasas de reserva.

Bebidas y dulces con azúcares sencillos y/o refinados. Los azúcares aparecen en el listado de ingredientes de los alimentos como glucosas, maltosa, fructosa, sucrosa, miel, melazas, sirope de maíz, y concentrados de frutas. Requieren cero calorías para su digestión y parecen implicados en los desordenes metabólicos y la obesidad. Evita tomarlos de forma enmascarada en caramelos, golosinas, zumos de frutas, cereales azucarados, refrescos, bebidas energéticas e isotónicas.

Alimentos Light.
Se publicitan como alimentos más bajos en calorías que los originales, bien porque reducen la cantidad de grasas o de azúcares. El problema es que al eliminar calorías pierden sabor que sustituyen con edulcorantes o saborizantes químicos. No son alimentos sanos ni aportan nutrientes interesantes, mejor evítalos.

Alimentos Adictivos.
Son aquellos que una vez que empiezas a comer no puedes dejar de comerlos, suelen tener un algo contenido en azúcares, sal o grasas: pastas y arroz blanco, pan blanco, bollería, patatas fritas de bolsa, frutos secos salados, galletas saladas, dulces, helados. Etc.

Alcohol.
Las bebidas alcohólicas aportan calorías vacías, además de ralentizar el metabolismo, también debilitan la voluntad, y es más difícil resistirse al aperitivo con una cervecita en la mano, por muy “Sin alcohol” que te pongan. En las comidas también es mejor evitar el vino y beber agua para comer en su justa medida. Mucho peor es e caso de los alcoholes de mayor graduación: borrachera y michelines seguros.

Proteínas Falsas
Son alimentos que se consideran proteicos y en realidad son comida rápida que requiere muy poco tiempo de masticación y digestión: hamburguesas, salchichas, palitos de pescado, embutidazos, nuggets, etc. En el caso de los embutidos es preferible tomar el de toda la vida como el jamón serrano, la cecina, lacón. Etc. Más sabrosos y que requieren mas proceso de masticación y digestión que los embutidos blandos.