Frutas y verduras crudas

Como requieren una buena masticación, mas consumo de energía y tiempo de digerirlo, consumimos calorías de forma activa. Es importante comerlos en la forma más natural o cruda posible, por ejemplo, es más difícil masticar una manzana cruda con piel, que asadas blandita.

Es lo mismo con las verduras, crudas o poco cocidas, cuesta mas masticar y digerir. Una ración de apio crudo requiere un 10% mas de gasto calórico que rallado en conserva, puedes comer una ración de espinas crudas, por ejemplo 35 gr. ocupa un plato grande y hay que masticar despacio, sin embargo una ración cocida pesa 150gr. Y apenas se mastica.

Carnes rojas magras, aves, jamón serrano, cecina, huevos.

Las carnes son alimentos muy calóricos por su contenido en grasas saturas, pero también son ricos en proteínas y hierro, ayudan a construir masa muscular con un entrenamiento adecuado. La mayoría de las carnes magras sin grasas suelen necesitar de un buen proceso de masticación en la boca (ya estamos gastando parte de las calorías) y también mas tiempo de digestión en el estómago e intestino, son alimentos proteicos, son saciantes, llenan durante mas tiempo y evitan el picoteo.

Los huevos, otro alimento que durante años se eliminó de las dietas para perder peso por su alto contenido en grasas, especialmente colesterol, sorprendentemente cada vez hay mas estudios donde nos dicen su efecto adelgazante, por su alto contenido en proteínas de alta calidad biológica como por su aporte de vitaminas y minerales implicados en el metabolismo de los nutrientes.

Como tiene un gran efecto saciante, es una buena opción para tomar en el desayuno y empezar el día consumiendo calorías sin pasar hambre.