Si lo has leído bien, si quieres bajar de peso tendrás que seguir ingiriendo grasas en tu dieta habitual de lo contrario no vas a perder esa grasa que te sobra y encima perjudicas mucho a tu metabolismo.

Hoy te lo vamos a explicar un poco más el por qué ocurre esto y lo puedes aplicar a cualquier nutriente esencial para nuestro organismo.

En el caso de seguir una dieta demasiada estricta sin apenas grasas nuestro cuerpo se pone a la defensiva y saltan después de unos días todas las alarmas, durante este proceso defensivo nuestro organismo tratará de ahorrar la máxima cantidad de grasas que pueda dejando de usar las grasas como combustible.

Ha y estudios que ya han demostrado que personas que han seguido una dieta sin grasas más que perder la grasa que les sobra al cabo de unas semanas tenían más grasa.

Recuerda que el peso no es un indicador de que de verdad estas consiguiendo tu objetivo de perder peso y tener un cuerpo más sano, debemos controlar la retención de líquidos, la cantidad de masas muscular, la grasa, etc.

A lo mejor has bajado de peso pero si no has bajado grasa de poco te sirve.