Esta vez le ha tocado el turno a la soja, la salsa de soja es un ingrediente que cada día más se usa en la cocina occidental ¿pero es realmente tan sano como dicen?

Evidentemente una de las ventajas de la salsa de la soja, aparte de aporta un sabor distinto, es su efecto remineralizante, de hecho en Japón es habitual echar un par de gotas en el té para aumentar la energía y evitar el cansancio.

Ahora vamos a buscar el lado que menos gente conoce y es distinguir qué tipo de salsa de soja nos conviene sobre todo si estamos siguiendo una dieta para bajar de peso aunque debes tener en cuenta que todas aportan un valor calórico.

De las tres tipos de salsas de soja (shoyu, tamari y teriyaki) la más apropiada es la Tamari, siempre y cuando estemos comprando una marca de calidad y controlando los ingredientes, la teriyaki incluye azúcar, vinagre y especias y la shoyu no es apta para celiacos.