La dichosa tripa suele estar causada por la acumulación de grasa superficial, la falta de tono muscular (echa el abdomen hacia delante) y la distensión abdominal provocada por gases o malas digestiones. La buena noticia es que responde muy bien a las dietas para bajar de peso, ejercicios para quemar grasas y los tratamientos.

Cuidar el peso. La grasa que se acumula en el abdomen en la más peligrosa para nuestra salud cardiovascular. En los hombres es la zona donde más se tiende a almacenar, pero también afecta a muchas mujeres.

Para bajar tripa, hay que evitar el alcohol, conduce a una pérdida de tono muscular y a la aparición de la tripa característica.

Combina ejercicio muscular y cardiovascular, no te centres en uno de los dos. El entrenamiento de resistencia es el mas efectivo para quemar grasa y el entrenamiento de tonificación contribuye a mejorar tu postura y aumentar tu metabolismo, por que lo quemaras grasas.

Evita las bebidas gaseosas, levaduras e hidratos de carbono no integrales, que producen digestiones fermentadas y dilatan el estomago.

Bebe mucha agua, te ayudará a eliminar toxinas e ir al baño a diario.

Hazte si puedes un test de intolerancia alimentaria para detectar los alimentos que te desencadenen digestiones pesadas y no te sientan bien.