Somos muchas las personas, que hoy si y mañana también tenemos que comer fuera de casa por nuestro trabajo. La buena noticia es que es posible hacer una dieta equilibrada y no engordar.

Algunos trabajos implica muchas veces acudir a comidas de empresa, cocteles, a menudo, sin contar con las numerosas celebraciones con amigos o familiares que tenemos a hacer entorno a la mesa de un restaurante.

En estas condiciones mantener una dieta equilibrada y que no comprometa nuestro peso es a veces una tarea complicada.

Muchas personas han encontrado en esta situación la excusa perfecta para dejar de lado todo esfuerzo por intentar llevar una alimentación sana o baja en calorías y comer sin control todo aquello que les apetece. Sin embargo, que no sea sencillo no significa que sea imposible.

Al contrario, un pequeño esfuerzo puede sea más que suficiente para conservar nuestra figura y salud.

Elección de restaurante.

La comida italiana es una de las más populares, pero si no elegimos correctamente puede proporcionarnos un aporte calórico grande para nuestra dieta. Aun así no es necesario renunciar a la pasta, sino elegir una variedad que no incluya una salsa muy calórica. En lugar de nata, bechamel o mantequilla, optar por la salsa de tomate, y los acompañamientos de almejas, gambas o verduras, además debemos hacer de la pasa el plato principal y acompañarlo por una ensalada Ligera.

Comida Francesa, aunque la comida francesa sea reconocida a nivel internacional por su calidad, resulta poco adecuada para las personas que quieren perder peso y para evitar cogerlo debemos olvidarnos de volovanes, quiches, pates, cremas muy ricas en nata, crepes, suflés, etc. En su lugar, podemos elegir plantos de elaboración sencilla a la plancha o hervidos…

Comida china, sustituye las salsas agridulces, los rollitos de primavera, e wantun o los platos muy condimentados por bambú, brotes de soja, setas chinas o arroz hervido como entrantes, y unas gambas o langostinos en el segundo.

Comida japonesa. Con la verdura y el pescado como principales ingredientes, la japonesa es una de las cocinas internacionales más sanas y ligeras. No en vano el célebre sushi aporta una gran cantidad de proteínas e hidratos de carbono y apenas grasa. Pero aun así también se debe tener cuidado con ciertos platos como el tempura cuyo alto contenido calórico puede acabar con cualquier dieta. Por otro lado y por poca destreza que se tenga, es preferible intentar comer con los palillos y no con chuchillo y tenedor, ya que con los primeros al poder coger menos cantidad se come más despacio, lo que propicia que nos sintamos saciados antes.

Comida rápida. Debería ser la ultima de tus opciones y solo recurrir a ella de forma esporádica y cuando no te quede mas remedio. Has de tener en cuenta que con un meno típico de estos restaurantes a base de hamburguesa con patatas, salsa, un refresco y un helado puedes, en el mejor de los casos , ingerir mas de la mitad de calorías que necesitas para todo el día, por no mencionar el devastador efecto que tantas grasas saturadas puede tener en tus arterias . Así y a pesar de todas estas advertencias acabas en un local de este tipo, una simple ensalada y una botella de agua mineral constituyen la elección mas acertada.