La mayoría de la gente cree que para adelgazar hay que dejar de comer, por ejemplo hay personas que no desayunan y se pasan todo el más de 16 horas sin comer. Lo único que puede hacer es perder el control y comer más. Esta demostrado que saltarse el desayuno, lejos de suponer una pérdida de peso, por las calorías que no ingieres, supone una ganancia por las que tomas de mas en la comida y por el descenso del gasto calórico inducido por el ayuno por la mañana.

Otro error, no cenar nada porque la comida a última hora engorda más.
Si no cenamos nada, o muy poco, el rendimiento del día siguiente probablemente sea penoso al no tener bien cargadas nuestras reservas de glucógeno.

No esta demostrado que comer antes de acostarse te haga engordar mas que hacerlo por el día, pero si te estas privando de comer a lo largo del día, por la noche tendrás más hambre y es probable que te des un festín casi sin enterarte.

Desayuna bien y come algo cada 3 ó 4 horas, así no tendrás nunca excesivo apetitito y mantendrás tu peso bajo control. Y no te saltes la cena, eso sí que no sea muy abundante y toma alimentos de fácil digestión que te permitan descansar.