La dieta Macrobiótica Para los amantes de lo Bio. Se puede alcanzar la armonía entre cuerpo y mente a través de alimentos ecológicos. Con la dieta Macrobiótica se pueden perder hasta 5 kilos de peso en un mes.

Con esta alimentación nos protegemos de enfermedades e infecciones, aportando los nutrientes esénciales a nuestro cuerpo y mente, hay que lograr un equilibrio entre ambos estados.

Si somos capaces de alcanzar esa armonía, gozamos de buena salud y bienestar.

La Dieta macrobiótica es una dieta muy similar a la vegetariana, se combina también con la filosofía zen budista que proclama las excelencias de los alimentos naturales y de cultivo biológico.

En esta dieta se distinguen dos tipos de alimentos que clasifican en dos categorías, y éstas han de estar en armonía: el yin y el yang.

Alimentos yin o pasivos.

Se deben limitar porque son debilitantes: azúcar , miel, plátano, mango , kiwi, papaya, sandia, ciruela, leche, pan blanco, carne, huecos, conservas y patatas .

Alimentos yang o activos.

Son necesarios y se sitúan en la base nutricional porque aportan una energía tonificante: cereales integrales, como arroz, trigo, centeno, cebada, legumbres, vegetales de cultivo ecológico y pescado.

La proporción aconsejada diaria es: 50-6º% de cereales, 20-225% de vegetales, 5-10% de legumbres y 5% de alimentos que aporten agua.

Las recomendaciones para seguir una macrobiótica debemos respetar varias consignas:

  1. Eliminar el consumo de azúcar refinado (dulces y pasteles)
  2. Nada de café
  3. Cocinar con aceites vegetales naturales (oliva, girasol…)
  4. Consumir futa y verdura de temporada y autóctonas (de la región) y que los vegetales procedan de cultivo biológico, sin pesticidas, ni abonos químicos.
  5. Para bajar 5 kilos de peso en un mes es necesario practicar ejercicio físico, el deporte elimina tóxicos y ayuda a perder peso.

Ejemplo de dieta:
Desayuno: Té, crema de mijo y galletas de arroz.
Comida: sopa de mijo, verduras con algas, plato combinado de pastas integral hervida y proteínas vegetales (legumbres, tofu, queso de soja).
Merienda: Te, galletas de arroz con mermelada o paté vegetal.
Cena: sopa de verduras o verduras al vapor, arroz y pescado