Ni se te ocurre hacer caso, es un mito que durante años se ha comentado basándose que si mientras comes bebes se diluyen los flujos y las enzimas ralentizando la digestión y permitiendo que se acumule más el exceso de grasa.

Bebe agua para bajar de pesoNada más lejos de la verdad, beber agua en las comidas te ayuda a sentirte más lleno y además favorece la digestión, obviamente si en vez de agua bebes refrescos o alcohol estas añadiendo calorías a tu comida.

De hecho si durante las primeras semanas de tu plan para bajar de peso quieres acelerarlo procura no beber ni refrescos ni alcohol y pásate al agua verás como pierdes esas grasa y kilos demás todavía más rápido y sin perjudicar tu metabolismo.

Aunque tanto los refrescos como alcohol engordan hay que destacar que el alcohol también es el culpable de retrasar la quema de grasas, nuestro hígado tiene que procesar las toxinas y mientras tanto quemaremos menos grasas.