Podemos por un lado empezar una dieta exprés como la dieta de la sopa quema grasas o por otro lado podemos apuntar todo lo que comemos y bebemos a diario, sumar las calorías y ver que alimentos y bebidas con ayuda de las tablas de las calorías nos engordan más. Simplemente debemos cambiar estos alimentos por otros con un aporte calórico inferior y sumar otra vez las calorías, si ingerimos una media de 500 a 700 calorías menos de lo que nuestro cuerpo necesita podemos bajar en la primera semana fácilmente algunos kilos.

Ventajas y desventajas de las dos posibilidades, la primera como todas las dietas para bajar de peso rápidamente suelen ser poco saludables para nuestro organismo y con un alto nivel de posibilidades de volver a engordar en poco tiempo el peso perdido. La segunda posibilidad a lo mejor en las primeras dos semanas no pierdas tanto peso pero estarás en el buen camino, aprendiendo que alimentos realmente te perjudican y verás que no hay que pasar hambre para bajar de peso.

Bajar de peso en una semana