No es una broma, para bajar de peso solamente debemos controlar básicamente lo que comemos y bebemos y un buen ejemplo de ello sería comparar que pasaría si en vez de comer una hamburguesa típica con un refresco, comemos una hamburguesa por ejemplo de Pavo y un refresco light.

Una hamburguesa normal suelen tener entre 350 y 550 calorías más un refresco que suelen tener unas 150 calorías o sea estamos entre 500 y 700 calorías (esto sin patatas, etc.) ahora pongamos que en vez de una hamburguesa normal preparamos una de pavo y un refresco light, aquí la hamburguesa contiene entre 150 y 250 calorías y el refresco cero calorías.

Hay fácilmente unas 350 a 500 calorías de diferencia o lo que es lo mismo una hora de gimnasio duro. Como puedes ver simplemente cambiando los ingredientes podemos seguir disfrutando de una hamburguesa y a la vez contribuir a nuestra dieta para perder peso.

hamburguesas para perder peso