Más que para bajar de peso se trata de poner un poco más de atención en nuestras recetas navideñas y procurar sustituir algunos ingredientes por otros más sanos.

Es un buen momento para volver a los ejercicios básicos de nutrición y fijarnos en la cantidad de grasas y calorías de los ingredientes.

Veremos que por simplemente cambiar algunos ingredientes en nuestras recetas navideñas la suma de grasas y calorías baja drásticamente. Con este simple cambio reforzamos nuestros pilares básicos de nuestras dietas para bajar de peso, no se trata tanto de la cantidad si no de que comemos.

Lo mismo pasa con el menú navideño, no es necesario que todos los platos sean hipocalóricos y con alto contenido en grasas, podemos incluir platos muy sanos y ricos, se trata de ver la suma total de calorías y grasas de lo que vamos a comer y beber y tratar de que sea la más baja posible.

Evidentemente las fiestas navideñas son para disfrutar y no podemos (salvo que seamos muy severos) evitar coger algo de peso pero si podemos controlar lo que comemos y consecuentemente no cogeremos tanta grasa.