somos lo que comemosUna regla de oro que deberemos asumir en cualquier plan para bajar de peso es que somos lo que comemos y lo que bebemos.

Lo hemos repetido muchas veces, al final el perder peso no es más que una simple suma y resta entre lo que ingerimos y lo que nuestro cuerpo gasta.

¡Igual que una cuenta corriente!

Una alimentación equilibrada es sinónimo de salud y bienestar aunque esto no significa que a veces debido a otras circunstancias (embarazo, menopausia, alergias) necesitamos un apoyo extra.

Un mito que debemos romper ya es que comer de forma sana no significa renunciar al sabor, igualmente que para bajar de peso no es necesario pasar hambre.

Somos lo que comemos y bebemosDentro de una dieta sana tenemos que cuidar sobre todo el equilibrio entre los nutrientes, luego podemos tirar mano de algunos nutrientes que nos aportan un extra como la omega 3, los antioxidantes (vital para el deporte), los prebióticos y por supuesto la fibra.

El llevar una dieta sana es cuestión de aprender a nutrirse, igual que hemos aprendido a leer o a escribir. No es suficiente realizar un plan para bajar de peso si no hemos aprendido a llevar una dieta sana, ya que al final del plan volveremos a caer en los mismos errores.

Hablamos solamente de la comida y la bebida pero el ejercicio físico también es un factor indispensable si pretendemos vivir más y mejor.