Hay personas que siguen creyendo que haciendo cientos de abdominales pueden reducir la grasa que hay encima. Es una autentica pérdida de tiempo, da mejor resultado realizar más trabajo cardiovascular.

La segunda razón es la verdaderamente trágica, por desconocimiento o por realizar ejercicios para los que no se tienen condición física suficiente, nos fatigamos en exceso y al no ser capaces de estabilizarnos con los músculos abdominales, continuamente podemos ver en el gimnasio personas elevando piernas, haciendo abdominales cortitos, no respirando adecuadamente, abombando su vientre, incontinencias en el esfuerzo, dolores de espalda, etc.

Los que en principio eran ejercicios saludables terminan provocando el efecto contrario por no disponer del control adecuado. Elegir los ejercicios inadecuados al nivel o hacer interminables series pensando que el efecto será multiplicado.