Una forma muy eficaz para bajar de peso sobre todo si el objetivo es reducir nuestro nivel de grasa es plantearnos hacer ejercicios cardiovasculares en ayunas.

¿Por qué?

Cuando hacemos ejercicios cardiovasculares después de comer algo nuestro cuerpo saca la energía de los carbohidratos que acabamos de ingerir y no de nuestra reserva de grasas.

En ayunas pasa lo contrario, normalmente unas 5 horas después de ingerir la última comida hemos agotado los carbohidratos o los azucares y nuestro cuerpo para producir energía tiene que recurrir a nuestras reservas de grasas.

Esto es muy efectivo tanto para bajar de peso como para aquellas personas que buscan definir su cuerpo y luchan contra los restos de grasas.

Este efecto, aunque no de igual manera, también lo podemos conseguir si estructuramos nuestro entrenamiento en dos partes, la primera parte ejercicios musculares dónde quemaremos la energía y la segunda parte ejercicios cardiovasculares para quemar grasas.

Unos 30 a 40 minutos de entrenamiento con pesas es suficiente para agotar nuestra reservas de carbohidratos.