Si hemos optado por bajar de peso y perder esa grasa que nos sobra incluyendo sesiones de ejercicios para perder peso debemos aprender a organizarlo.

Unas buenas sesiones de ejercicios cunde el doble, sobre todo en lo que a quemar grasas se refiere. Veo muchos errores en el gimnasio, personas que acuden para adelgazar pero no organizan sus sesiones, unos se pasan, otros solamente practican unos ejercicios, etc.

Si nuestro objetivo es quemar grasas debemos estructurar nuestros ejercicios en dos partes.

Una parte dedicada a quemar nuestra reserva de azúcar y energía
y la segunda parte a convertir la grasa en energía para poder seguir.

La forma más óptima es usar en la primera parte ejercicios con pesas y esto no significa que queremos parecernos a Robocop, por ejemplo las chicas que acuden al gimnasio no suelen practicar pesas, de hecho cuando el monitor les aconseja de practicar algo la respuesta típica es que no quieren hacerse cuadradas solamente perder algo de peso. Pues es un gran error, hay multitud de ejercicios anaeróbicos para fortalecer nuestra musculatura lo cual se traduce en una mejor calidad de vida, menos dolores y encima nuestro consumo basal aumenta y no por ello te vas a parecer a robocop.

Luego en la segunda parte una vez quemado la energía pasaremos a quemar más grasas con la ayuda de los ejercicios aeróbicos, aquí el error más grande que podemos observar es aquellas personas que se tiran horas en la cinta de correr y repiten a diario no dejando que su cuerpo se recupera (también gasta). Otro error frecuente es intentar trotar al máximo y aunque si es verdad que quemas más calorías no quemas más grasas, un ritmo medio entre el 60% y el 75% de capacidad es el óptimo para quemar grasas.

Luego me encuentro a la gente que divide sus sesiones en dos, una por la mañana y otro por la tarde, salvo que seas un deportista profesional no tiene sentido, quemarás más grasas uniendo las dos sesiones.