Tampoco hay que ser así de negativo, evidentemente a unos nos cuesta más que otros mantener la voluntad cuando tenemos que comer fuera de casa pero si queremos llegar a nuestro objetivo no hay más remedio que cambiar de hábitos y aprender a comer fuera de casa sin pasar hambre y sobre todo sin pasarse con las calorías.

Adiós a la dieta hoy me toca comer fuera de casa

Podemos empezar con ensaladas que lleven pollo o algo de atún y por supuesto evitar los fritos, de segundo piensa en el color bonito del mar y a comer pescado, preferiblemente a la plancha, al horno, etc. Para los más osados pásate al sushi, increíblemente bajo en calorías y muy nutritivo con ocho a diez piezas de sushi te sentirás totalmente lleno y no te habrás pasado.

Los alimentos con un alto contenido en fibra te ayudan por su emisión de insulina y los alimentos carbohidratados te estimulan el centro del apetito del cerebro sintiéndote más lleno y satisfecho.

Otro truco es trata de comer todavía más lento que en tu casa y pásate a las bebidas light, te sentirás más lleno y lo tendrás más fácil para dejar algo en el plato.

Evidentemente si haces todo esto y luego te pasas con el postre tampoco hemos avanzado mucho, mantente firme y piensa en la fruta, sobre todo ahora en verano.