Es otra conducta negativa bastante fácil de modificar pero sin embargo pocos le hacemos caso, es un hecho ya demostrado que una forma para bajar de peso es que nuestro cerebro nos diga basta, esto ocurre bastante antes en aquellas personas que comen más tranquilos, saboreando más la comida. El hecho de sentirse más lleno es debido a que si comemos más lento las hormonas de la saciedad indican al cerebro que ya no hace falta comer más. De esta forma será mucho más fácil mantener nuestra dieta y con menos comida pero más sana podremos adelgazar mejor.

Para bajar de peso no es necesario pasar hambre, esto ya lo hemos escrito muchas veces pero es la verdad, cambia tus hábitos, come cosas más sanas y más lentas y verás como en pocas semanas has acostumbrado tu cuerpo y mente a comer de forma mucho más saludable.

Si llevas un diario conforme aconsejamos verás que puedes ahorras fácilmente entre 2000 a 3000 calorías a la semana y sin pasar hambre, lo que equivale a unas cuantas horas de gimnasio y medio kilo de grasa. (Un kilo de grasa =+/- 7000 calorías).
El hacer varias comidas ayuda también en llegar a las comidas principales con menos hambre pero lo importante para comer más lento es estar tranquilo, tomate tu tiempo para comer, ponte una revista al lado, la prensa o la televisión, mientras te distraes comerás más lento.