Ya es un hecho y debemos tenerlo en cuenta para bajar de peso que el estrés es un factor muy influyente es nuestro organismo a la hora de realizar o mantener una dieta. El estrés provoca un deterioro en nuestro metabolismo provocando que por un lado quemamos menos ( a veces) calorías y por otro lado nos provoca los temibles ataques de hambre. Los ataques de hambre los puedes combatir con una buena pieza de fruta, al aportar sucarosa y llenar nuestro estomago tranquilizamos la ansiedad y la sensación de hambre, además hay muchos alimentos con calorías negativas como por ejemplo las manzanas que provocan que nuestro organismo gaste más calorías que los que aportan silos comemos entrehoras.

El estrés engordaYo particularmente considero el estrés y la ansiedad los peores enemigos para seguir una dieta para bajar de peso o simplemente el mantenernos con una dieta equilibrada. Hay varias formas de combatir el estrés y no veo mal el tener algo de estrés ya que en dosis adecuadas es positivo pero en dosis elevadas o crónicas es perjudicial para nuestro cuerpo y mente.

Un gran aliado para mantener el equilibrio es sin duda practicar algún deporte y si es posible algún deporte que nos guste, las relaciones sexuales también son muy positivas.

¿Pero que pasa si no consigues perder peso y es por culpa del Estrés? Pues siendo el estrés es enemigo tan grande y fuerte nuestro consejo es acudir al médico y buscar una solución, si controlas el estrés cualquier propósito que te planteas lo puedes conseguir.