Pues sí, pero si ahora en la época que vivimos todos los que estamos estresados pensáramos igual estaríamos todos obesos.

Si es verdad que en épocas de vacas flacas hay una tendencia de engordar más, está demostrado que en situaciones de estrés continuado los niveles de cortisol aumentan, esto aumento provoca desajustes en nuestro nivel de glucosa y con ello nos apetece comer más dulces, grasas, etc.

Ya lo hemos comentado en varios posts que el estrés y la ansiedad son malos compañeros para bajar de peso. Si sufrimos de estrés deberemos tener claro que la solución no es asumir que vas a engordar o que no vas perder peso.

Ya lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo pero no nos queda otra, los que sufrimos de estrés y/o ansiedad debemos combatirla y ya no solo por perder peso sino por nuestra propia felicidad y salud.

Relax, relax y más relax, ¿y esto como lo consigo? Pues tenemos que cambiar de hábitos de vida YA, un arma super poderosa para combatir el estrés y/o la ansiedad es el deporte.

Si ponemos en una báscula la felicidad y el bienestar a cambio de una horita o menos deporte al día no es tanto por la recompensa que vamos a recibir.

El deporte además de quemar calorías, elimina nervios y encima libera endorfinas los cuales nos hacen sentirnos más felices y es mucho más fácil alejarnos de los pecados como comidas grasas o dulces.