1- Consulta a un especialista en dietética titulado

  1. Cada persona es diferente y por ello según tu estilo de vida necesitarás una dieta adecuada para ti no para tu vecino

2- No hagas dietas drásticas

  1. El efecto rebote lo tienes garantizado pero además cada vez te costará más perder estos kilos demás por lo perjudicial que son (las dietas exprés) para tu organismo

3- Pierde peso paulatinamente

  1. Las primeras semanas perderás algo más pero luego plantéate una pérdida normal de no más de medio kilo por semana que son nada más y nada menos que 26 kilos en un año.

4- Olvídate de la báscula controla tu cintura

  1. Es bueno pesarse para seguir la evolución pero realmente dónde verás que estas mejorando es en tu cintura, coge una cinta métrica apunta los cm y controla tus avances.

5- Separa las grasas malas

  1. Nunca quites las grasas de tu dieta, son necesarias para nuestro organismo pero debemos aprender a saber que grasas son buenas y cuales son malas, generalmente las grasas perjudiciales son las grasas saturadas (nata, piel del pollo, quesos grasos, etc.)

6- Adiós al alcohol o casi

  1. Por un lado contiene un aporte calórico muy alto, con un par de buenos cubatas ya nos hemos pasado de las calorías diarias, pero además si practicamos algo de deporte el alcohol hace que no quemamos tanta grasa debido al efecto negativo que produce en nuestro organismo (hígado)

7- Ten cuidado con el azúcar

  1. Lo mismo que las grasas, nuestro cuerpo necesita azúcar pero no todas las azúcares son igual de buenos, todos los azúcares refinados son perjudiciales pero esto no quita que comas frutas, cereales u azúcar no refinado.

8- Hay que comer de todo

  1. Para seguir una dieta sana y que nos ayude a perder estos kilos de más debemos aprender a comer de todo y modificar nuestros hábitos procurando elegir alimentos que nos hacen sentir más llenos y por lo tanto satisfechos.

9- Agua, agua y más agua

  1. Si grasa querer quemar agua habrás de tomar, beber agua entre 2 y 3 litros al día nos ayudará a mantener a raya al apetito pero además si bebemos poco a poco de forma continua durante todo el día estamos apoyando a los procesos metabólicos como por ejemplo el quemar grasas, es importante beber pequeñas cantidades muchas veces.

10- Haz ejercicio aunque sea poco

  1. Es impresionante las ventajas de practicar algún deporte 3 o 4 veces por semana, no solamente estarás en mejor forma sino además mantendrás a raya el estrés y tu metabolismo en descanso quemará cada vez más calorías. Si puedes combina ejercicios anaeróbicos y aeróbicos.