Te cuidas mucho entre semana, controlas tu dieta, haces ejercicios entre 3 y 5 veces pero llega el Lunes después del fin de semana y pesas lo mismo o más.

¿Te suena?, si te suena repasa tus hábitos del fin de semana, lo más probable los caprichos del fin de semana te están arruinando el esfuerzo de toda la semana.

Para bajar de peso debemos mantener un equilibrio entre lo que comemos y lo que quemamos, entre semana nos ajustamos mucho y perdemos peso pero en el fin de semana nos permitimos demasiados caprichos y engordamos otra vez.

Este comportamiento aparte de no darnos los resultados que deseamos encima perjudica a nuestro metabolismo. Los extremos son malísimos para nuestra salud.

¿Qué hacemos entonces para adelgazar?

Los fines de semana son para disfrutar, divertirse y desconectar pero esto no significa que podamos darle rienda suelta a las comidas y sobre todo las bebidas, una cervecita no pasa nada, pero la cervecita, los vinitos y el cubata si pasa. Si encima comemos más de la cuenta aunque sea en calorías hablando ya tenemos el desastre servido.

Trata de equilibrar los excesos y los caprichos con otros excesos como por ejemplo practica más deporte durante el fin de semana o incluso si eres de los que les gusta bailar adelante baila, baila y baila.

El alcohol trata de todas formas evitarlo al máximo, no solamente te aporta muchas calorías vacías sino además disminuyen el rendimiento y te quitan salud.