Ya lo he contado en mi post anterior que siguiendo una dieta sana y equilibrada no solamente he conseguido bajar de peso pero además me siento mucho mejor y sobre todo más sano.

Buscando por ahí he encontrado un artículo de la universidad de Carolina en EE.UU. que han realizado unas pruebas con ratones para intentar demostrar esta teoría. Al parecer cogieron a dos grupos de ratones, unos delgados y otros obesos, que se habían recuperado de un virus gripal. Para comprobar si la obesidad influye en las defensas (de forma negativa) inyectaron a ambos grupos de ratones un virus más mortífero y los resultados no fueron nada buenos para los ratones obesos, los delgados sobrevivieron todos pero el 25% del los obesos murieron.

Yo a mi entender no solo culpo la obesidad, sino más bien el exceso de grasa corporal y la falta de ejercicio a tener más fácil cualquier tipo de enfermedad. Que una persona no tenga sobrepeso no significa que está sano, una vida muy sedentaria y una mala alimentación es también perjudicial para nuestra salud.