Ya sabemos que para bajar de peso no debemos pasar hambre pero si encima por simplemente cambiar unos ingredientes aguantamos más mucho mejor todavía.

Una de las comidas más importantes es el desayuno y en cualquier dieta equilibrada podremos tomar hidratos de carbono, por ejemplo el pan.

Pues ahora un estudio reciente ha demostrado que si en vez de comer pan blanco normal nos pasamos al de centeno estaremos matando el gusanillo del hambre más tiempo.

¡Viva el pan de Centeno!