La culpa, una dieta cada vez más rica en alimentos hipercalóricos y pobres en nutrientes, y un estilo de vida sedentaria, es la explicación al aumento de tasas de obesidad en España.

¿Qué hacer para controlar el peso? Lo primero aprender a comer pensando en la salud en lugar de en el peso. Tenemos que hacer una dieta equilibrada, más natural y menos procesada, que tenga en cuenta calorías ingeridas y gastadas.

Reducir las grasas sólidas y los azucares añadidos.

Disminuir el consumo de producto elaborados como harinas refinadas, grasas trans y mucho sodio o azúcar (Snacks, aperitivos y muchos productos de bolsa) .

Preparar el máximo de comidas en casa con productos frescos y recetas sencillas.

Comer sentado en una mesa (hacerlo delante de la tele o el ordenador y sin horarios, favorece al consumo de “SOFAs” (Solid fats and added sugars) .

Cambiar los Snacks de bolsa por frutas, lácteos descremados, ensaladas, zumos frescos, cereales integrales con frutas.

Hacer más vida al aire libre. Cuanto más tiempo pasemos al exterior, menos probabilidades tendremos de consumir calorías vacías y más probabilidades de quemarlas a través de la actividad física.

5 Alimentos que has de olvidar para siempre.

Bollería industrial. Son alimentos rico en aceite de palma y coco, llenos de grasas saturadas, perjudiciales para tu salud. Además se elaboran con harinas y azúcares refinados y suelen tener colorantes artificiales. No pasa nada por tomar un bollo de vez en cuando, pero no por norma.

Bebidas alcohólicas. Un vaso de vino en las comidas, una sidra o una cerveza después de entrenar son saludables, pero no pases de ahí, sobre todo no pases en cuanto a grados de alcohol. El alcohol deshidrata y necesita vitaminas y minerales para metabolizarse

Fiambres. Los embutidos industrializados contienen azúcares, fosfatos, féculas… que no son buenos para tu salud. Si quieres tomar embutidos recurre a los de toda la vida, cuanto más naturales mejor.

Sopas de sobre. Si hace en casa tus propias sopas, fenomenal, pero las sopas de sobre que compras en el súper son ricas en glutamato Mono sódico, el famoso potenciador del sabor y en sal. Olvídate.

Azúcar refinado. El azúcar blanco no es más que sacarosa casi pura, obtenida por un refinado que elimina todas las vitaminas y minerales. Endulza mejor tus alimentos con miel o con azúcar integral.