Numerosos expertos en Nutrición y Dietética insisten en la importancia de realizar cinco comidas al día. Hay muchas personas que evitan realizar alguna de estas comidas, creyendo que perderán peso, sin saber que añadir una comida a medía mañana y otra a media tarde, ayuda a combatir la obesidad.

Además la digestión siempre es más sencilla que cuando se distribuye en varias comidas.

El objetivo principal es que el cuerpo tenga la energía necesaria a lo largo de todo el día.

La privación de alimentos hace que el metabolismo gaste energía de forma más lenta, por lo que hay una mayor tendencia a engordar.

Comiendo de forma sana entre horas se evitan los atracones en las comidas

Picoteos saludables:
Son las doce y empezamos a mirar e reloj desperados porque llegue la hora de comer, por la tarde sobre las seis ocurre los mismo. No sufráis y coger fuerzas con estas propuestas.

Fruta Fresca: Puedes llevarla pelada y troceada para que te resulte mas sencillo tomarla , si eliges las de temporada verás incrementado su sabor, su valor nutritivo y sus efectos beneficiosos, siendo su precio mucho menor.

Yogur: buena fuente de calcio, proteínas y otros nutrientes, además te ayuda a cuidar tu flora intestinal, Elige mejor los desnatados o bajos en grasas. Puedes tomarlos cuando quieras y puedes llevarlos a la oficina si tienes nevera.

Cuajada: Este producto lácteo se obtiene de la coagulación de la leche pasterizada después de haberle añadido un fermento denominado cuajo, se deja enfriar hasta alcanzar una temperatura de 35ºC. Se puede hacer con leche de vaca entera, de oveja, cabra o de sus mezclas. Su sabor es ligeramente agrio. Se le puede añadir azúcar, miel mermelada o frutos secos.

Tortitas de arroz inflado: combinadas con queso crema, o queso fresco y jamón cocido.

Frutas deshidratadas. Es una buena opción para reemplazar a los dulces. Me refiero a las ciruelas pasas, los orejones de albaricoque o de melocotón, los higos desecados o la uva pasa. Todos ellos tienen grandes cualidades nutricionales, aunque eso sí, al tener un valor calórico elevado (desde 163 calorías por cada cien gramos de ciruelas secas, hasta 264 calorías de las uvas pasas) su consumo deber ser moderado.

Cereales de desayuno integrales: Tienen propiedades muy beneficiosas para nuestro organismo. Gracias a la fibra de su composición disminuyen las cifras de colesterol malo LDL, reducen el riesgo de sufrir cáncer de colon y por su propiedad saciante te ayudarán a no llegar con mucha hambre en las comidas principales.

Barritas de cereales: Un tentempié equilibrado, sacian el hambre y te ayudarán a mantener la línea por su bajo aporte calórico. Una solución para llevar a cualquier parte

Galletas sencillas: Te aportan diferentes nutrientes, según la variedad elegida. Puedes tomarlas con fibra, soja, grasas saludables, cereales. El instituto de la galleta explica que pueden formar parte de una dieta equilibrada y saludable, gracias al aporte energético de sus macro nutrientes, y a las vitaminas y minerales que contienen. Hay que elegir bien los momentos de consumo.

Chocolate negro: Elige el que contenga un mínimo de un 50% de cacao, es el que mejor propiedades beneficiosas tiene para el organismo. Tiene un alto contenido de antioxidantes y ácidos grasos saludables. Se puede incluir dentro de una dieta equilibrada en cantidades moderadas (20 gramos por personas) en personas sanas de cualquier edad

Zumos: pueden formar parte de una dieta equilibrada, pero nunca deben ser sustitutivos de las frutas y verduras. Elige los que no tienen azúcar añadido y tienen un cien por cien de zumo de frutas.

Te sin azúcar: es un buen aliado a la hora de l picoteo, ya que si eliges uno de buena calidad rojo, verde o blanco, obtendrás beneficios antioxidantes y efectos diuréticos.

Batidos naturales: Los puedes hacer con leche desnatada y frutas naturales. Serán una merienda deliciosa, nutritiva y baja en calorías, También puedes hacerlo con cacao Light y leche desnatada.