Pues sí, son dos de los factores que más influyen ya que bajo un nivel estrés y/o ansiedad es mucho más difícil mantener la voluntad para seguir una dieta equilibrada.

En contra de lo que mucha gente piensa el estrés crónico perjudica y hace que nuestros michelines aumentan con mucha facilidad.

Un nivel más normal de estrés provoca un aumento de la adrenalina y ello en líneas generales descompone la grasa y el tejido muscular pero un nivel de estrés elevado es todo lo contrario.

Aprende a controlar tu nivel de estrés, otra vez un buen consejo es practicar deporte regularmente, la adrenalina extra que genera el estrés la puedes quemar practicando tú deporte favorito y de esta forma te vas a encontrar el doble de bien.

Tengo ansiedad y estrés y por ello engordo

Tengo ansiedad y estrés y por ello engordo

Si vemos que no somos capaces de regular nuestro nivel de estrés y/o ansiedad debemos acudir a un médico para que nos eche una mano y si hace falta aceptar algún tratamiento médico durante algún tiempo.