Hoy os queremos traer un post un poco contraindicado según la filosofía de nuestro blog pero creo que es bueno saber que podemos esperar de los medicamentos para bajar de peso y para que sirven.

Cuando ya hemos intentado y fracasado varias veces en nuestro intento de adelgazar empezamos a buscar soluciones rápidas, milagrosas, etc. además recibimos muchos impactos publicitarios relacionados con nuestro deseo de perder peso.

Un de los productos para bajar de peso que se suele ofrecer es el Reductil.

El Reductil, cuyo principio activo es la sibutramina, es un medicamento para adelgazar que se usa en personas con un importante sobrepeso. Sólo debe consumirse bajo control e indicación médica y se lo consigue de 10 y 15 mg, siendo ésta su dosis máxima.

Para conseguir el descenso de peso esperado, a la vez que se lo toma es necesario realizar una dieta hipocalórica, ya que las soluciones mágicas no existen. Recordad que independientemente de nuestro nivel de sobre peso (salvo excepciones) al final todo pasa, con o sin ayuda de medicamentos, por modificar nuestros hábitos.

El fármaco actúa mediante sus metabolitos M1 y M2 inhibiendo la recaptación de noradrenalina, serotonina y dopamina; como resultado se genera una sensación de saciedad con menor cantidad de alimentos.

Por otro lado el reductil ayuda a que aumente la tasa del metabolismo basal con lo cual las grasas se queman con mayor facilidad.
Cabe destacar que no se trata de un medicamento que suprima el apetito, lo que hace Reductil es que la persona se sienta satisfecha con mucha menos comida que antes. Esto significa que si nuestro problema radica en por ejemplo en la ansiedad el reductil no nos va ayudar mucho, por ello y teniendo en cuenta los efectos secundarios es indispensable acudir a un médico antes de tomar medicamentos para bajar de peso