En la primera parte os dejamos una dieta para bajar de peso rápidamente y en esta segunda parte os intentaremos transmitir como perder peso ya pero de una forma más saludable a medio largo plazo.

Debemos asumir si seguimos engordando o simplemente no bajamos de peso es por que ingerimos más calorías de las que nuestro metabolismo necesita, ahora de los que se trata es de averiguar que productos que comemos o bebemos engordan más y sustituirlos. Para ello es necesario un poco de investigación por vuestra parte, cuando vais al supermercado fijaros en las etiquetas. En líneas generales comidas con más de 150 a 200 calorías cada 100gr y con un % superior al 3 ó 4 % de grasa no son recomendables.

OJO no se trata de pasar hambre si no de identificar aquellos productos peores y sustituirlos, seguimos comiendo la misma cantidad y nos sentiremos saciados.

El primer paso que debemos realizar es apuntar todo lo comemos y bebemos a diario durante una semana y intentar valorar cada alimento o bebida sus calorías y al ser posible su % de contenido en grasas.

¿Por qué es necesario este paso? Muy sencillo nos llevaremos más de una sorpresa cuando hacemos la suma total de la semana y veremos que hay algunos productos como las bebidas alcohólicas que hacen subir la suma total muchísimo, o sea ¿para que pasar hambre si luego te tomas tres cervezas?

El segundo paso es calcular nuestro gasto calórico diario, esta varia según la edad, el sexo y el peso actual. En líneas generales una persona de mediana edad, vida sedentaria y un sobre peso de +/- un 10% gasta unas 2000 calorías al día.

Aqúi os dejo un post con la formula

Si hemos sumado nuestra semana de consumo y sabemos nuestro gasto aproximado ya podemos empezar a ajustar nuestras comidas y bebidas para ingerir menos de lo que gastamos y empezaremos a bajar de peso de forma natural y sana.

Una cosa muy importante es añadir por lo menos un hábito, ¡Beber 2 litros de AGUA al día! El agua ayuda a nuestro cuerpo a eliminar los excesos, si además de ingerir menos grasas le aportamos agua nuestro organismo funcionará mucho mejor y facilita el adelgazar.

Un chupito, un vaso de vino, una cervecita = +/- 150 calorías (en el mejor de los casos)

Quemar 1 kg de grasa = 7000 Calorías, fijaros en los envases cuanta grasa contiene.

Ya hablaremos otro día del porque el alcohol nos hace engordar aunque bebamos poca cantidad.