Un mal hábito bastante común son las frecuencias de las comidas diarias y que comemos y bebemos en cada una de ellas.

Ya somos consientes que para bajar de peso es necesario ingerir menos calorías de lo que nuestro organismo necesita y lo relacionamos con comer menos, saltar alguna comida o incluso salir de casa sin desayunar.

Conforme ya comentamos las ventajas de comer una manzana la cual su gasto es superior a las calorías que aporta pasa algo similar con el resto de las comidas.

Si queremos adelgazar de forma sana y para siempre es cuestión de modificar estos hábitos poco a poco y recordar siempre que para bajar de peso no es necesario pasar hambre, de hecho si pasamos hambre (salvo excepciones) algo estamos haciendo mal.

[adrotate group=”2″]

Por ejemplo el desayuno , salir de casa con un zumo o un café no es suficiente, nuestro cuerpo después de muchas horas sin comer necesita combustible sólido para volver a ponerse en marcha, esto no significa que hay que comer mucho pero si debemos tomar alimentos sólidos como los cereales, galletas especificas ricas en fibra o una simple tostada de pan normal con mantequilla y mermelada.

Al ingerir alimentos sólidos nuestro organismo se despierta y pone en marcha la maquina para realizar la digestión, repartir los nutrientes, etc. y esto provoca un consumo de calorías.