Vamos a intentar reflejar como unos pequeños cambios en nuestros hábitos diarios nos pueden ayudar a bajar de peso.

¡Sigue siendo la mejor dieta del mundo!

¿Por qué? Nuestro cuerpo es una maquina de costumbres, si de golpe realizamos una dieta agresiva o nos ponemos a realizar ejercicio físico a lo bestia es como si pusiéramos a estados unidos en Defcon 1, saltan todas las alarmas y nuestro cuerpo muy inteligentemente intenta retener al máximo sus reservas y energías.

Si, es verdad, con una dieta agresiva puedes bajar de peso rápidamente pero no has creado ni modificado tus hábitos, cuando terminas la dieta tu cuerpo otra vez muy inteligente recupera.

Bueno vamos con un pequeño ejemplo práctico:

Vamos a salir de la base de que nos hemos estancando en un peso determinado y decidimos bajar de peso.

Es muy sencillo nuestro cuerpo necesita una cantidad de calorías diarias para mantener la maquina funcionando, si ingerimos menos cantidad iremos perdiendo, pero OJITO, no se trata de pasar de hambre, si pasas hambre estas pasando a Defcon 1 otra vez.

¿Cómo lo hacemos? Pues vamos a apuntar durante unos días todo lo comemos y bebemos, lo óptimo hacerlo una semana y al lado de cada comida un calculo aproximado de las calorías. Una vez tenemos la lista analizar que alimentos podríamos cambiar por otros con menos calorías y sobre todo menos grasas.

Evidentemente es útil tener unas referencias de +/- cuantas calorías consume tu cuerpo al día, esto se consigue calculando nuestro peso actual multiplicado por 23 o 25 (mujer- hombre) y dependiendo de la edad sumas o restas calorias (+300 a – 300 , menos de 25 = +300, entre 25 y 45 nada, a partir de ahí restar 100 calorías cada 10 años) luego tenemos que tener en cuenta el factor de nuestra actividad física que se divide en 4 grupos (nula, leve +100 c., moderada +200c, y elevada +300c)

Por ejemplo una mujer que pesa 70 kg, entre 25 y 45 años y con una actividad física nula consume al día 1610 Calorías. Si hemos apuntado lo que comemos y bebemos y +/- sumado las calorías sabremos por que engordamos.

Un consejo, los refrescos y el alcohol llevan muchas calorías y son fáciles de reemplazar.