Cuando empezamos nuestra dieta para bajar de peso solemos buscar trucos y consejos que nos ayudan a conseguir adelgazar más rápidamente.

Uno de los trucos para perder peso más sencillo es el hecho de comer y sobre todo masticar lento la comida. Con ello logramos satisfacer nuestra ansiedad, causa principal de los atracones o excesos de comida.

Evidentemente ante una situación de estrés o ansiedad nuestro cuerpo nos pide alimentos ricos en azúcares para saciar el desequilibrio, si en estos momentos evitamos los alimentos peligrosos y los sustituimos por alimentos más sanos (frutas, yogures, verduras, etc.) combinado con masticar de forma muy lenta la comida conseguimos calmar nuestra ansiedad.