En vez de comer platos únicos intente comer un primero, un segundo y postre, por ejemplo un plato de sopa liviana o una ensalada de hojas antes de primero le ayudarán a reducir el apetito y la cantidad de alimentos que comerá luego, saber que tenemos postre (por ejemplo un yogur bajo en grasas pero con sabor a tarta de manzana) y verlo en la mesa también nos ayudará a decir ¡basta he comido suficiente! Luego comiendo el postre nos quedaremos totalmente saciados.

No se prometa no comer más dulces, donuts, etc. Propóngase un límite razonable de una o dos veces por semana para incluir alguna pequeña porción de estos alimentos. Recordad que se trata de ir modificando nuestros hábitos poco a poco y conseguiremos nuestro resultado ¡Bajar de peso!

Libro 200 recetas para adelgazar comiendo

Para los momentos en que necesita desesperadamente comer algo dulce tenga siempre algún sustituto pero bajo en grasas, hoy en día podemos comprar barritas con chocolate, helados bajo en azúcar y grasas, galletas dietéticas con virutas de chocolate, yogures bajo en grasas con sabores a tartas, etc. Procura tener estos sustitutos tanto en casa como en el lugar habitual del trabajo.

OJO, que un alimento sea considerado bajo en grasas no quiere decir que pueda comerse sin límites. Acostúmbrese a mirar las etiquetas de los contenidos de las comidas, algunas pueden ser consideradas bajo en grasa (-3%) pero llevar una gran cantidad de calorías, lo que importa es buscar el equilibrio entre calorías y grasas, nuestro cuerpo necesita ingerir grasas para funcionar.